top of page
  • garcmary

El Controller del siglo XXI

La evolución de la figura del controller financiero pasa por su adaptación a la transformación digital de las empresas.

Los avances tecnológicos de los últimos años que permiten a cualquier tipo de organización de una forma sencilla acceder a sistemas de inteligencia de negocio, a herramientas de análisis masivo de datos, a los mal llamados robots, hace que la funciones del controller tengan que adaptarse necesariamente a estos cambios tecnológicos.

Actualmente la figura del controller se entiende como canalizadora de la información relevante de la empresa de forma que los órganos ejecutivos sean capaces de decidir con una base sólida.

Después de una larga andadura en la que el control de gestión se basaba en una perspectiva totalmente racional, primando mas el desarrollo de mecanismos analíticos de control, en el desarrollo de modelos de gestión medibles y en un análisis total. Existen actualmente determinados factores que pueden hacer que tengamos que analizar otro tipo de condicionantes.

E l uso masivo de herramientas de análisis hace que el control financiero absoluto y el control basado en el cuadro de mando total pueda llegar a ser realizado casi de forma automática. Esto podría parecer que deja al controller un poco al margen, pero nada mas lejos de la realidad el controller llegará a ser una figura de detección de intangibles que pueden llevar a modificar los modelos predictivos desarrollados.

Tan importante es conocer los impulsores de nuestros indicadores como aquellos aspectos intangibles que puedan impulsar nuestra cuenta de resultados a otros niveles.

Es necesario desarrollar modelos de control no solo basados en modelos económico financieros. La complejidad de la información y la inmediatez en la transmisión de la misma hace necesario desarrollar modelos que permitan operar en contextos complejos que reaccionen no solo ante aspectos meramente financieros sino también a aquellos aspectos emocionales o intuitivos.

El compromiso de las personas con la empresa es fundamental para mejorar los resultados obtenidos en todas las áreas, por lo que va a ser fundamental medir de alguna manera la involucración de las personas con nuestra organización, la satisfacción del personal de la empresa o la sensibilidad del entorno frente a nuestra empresa entre otros aspectos.

Las redes sociales y los múltiples orígenes de datos hará necesario tener en consideración como la imagen que damos en el exterior puede influir en nuestra cuenta de resultados.

La incertidumbre existente y la inmediatez del cambio, hace necesario que la toma de decisiones tenga una parte emocional fruto de nuestra intuición y del conocimiento interno del controller dentro de la organización

Los continuos avances en la toma de datos con múltiples orígenes de datos, el IOT, las smart cities, la tecnología de los blockchain, los chatbox, la industria 4.0 o el futuro 6.0 va a provocar que sea primordial dar un enfoque personal al análisis de los datos.

Será una labor importantísima dentro del control de gestión en el futuro, estandarizar los orígenes de datos para que los mismos sean medibles. El controller tendrá que que ser capaz de depurar los orígenes de datos para que estos sean usables y no se pierdan en una maraña de tablas sin sentido. Tendrá que evitar contar en vez de medir y esto solo lo conseguirá siendo el canalizador de la información de la organización.

El controller tendrá que se capaz de desarrollar nuevas unidades de control que le sirvan de ayuda para llegar a tener una visión mucho mas amplia de la empresa. Deberá tener conocimientos amplios de las diferentes tecnologías que pueden ayudarnos tanto para la obtención de los datos como para el análisis de los mismo.


Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page